Ciudad Blanca

Glifo en piedra

La Ciudad Blanca es un tema muy interesante, incluso de relevancia mundial. Honduras tiene la dicha de poseer tal fenómeno arqueológico, fenómeno que cuenta con mas de 500 años de antigüedad. Existen varias leyendas al respecto, leyendas que hasta hace unos años no pasaba de ser mas que un mito. Muchos arqueólogos e historiadores la asemejaban con la leyenda de Troya y la Atlantis de Platón. A continuación se va a profundizar en dicho tema.

Leyenda. Se le conoce como “Ciudad Blanca” a la supuesta leyenda de una ciudad avanzada de orígenes milenarios que fue descubierta por unos españoles que se perdieron explorando la selva de La Mosquitia. Estos relataron haber encontrado una ciudad en medio de la espesura selvática de la región, asegurando al marcharse en una avioneta que desde el aire podían ver la ciudad.

Pero parece ser, según algunos arqueólogos norteamericanos, que la historia nace antes con las leyendas de los indios Pech quienes relatan que los padres de sus abuelos vivían en la casa blanca. Los indios Pech son ubicados geográficamente en Honduras desde hace apenas unos 500 años. Se cree que sus antepasados vinieron de Sudamérica.

Los Pech hablan de un pasado glorioso en la “casa blanca”, la cual estaba compuesta de gigantes columnas de piedra color blanco, en las que se hallaban tallados diversos dibujos. La “Ciudad Blanca” fue edificada, según los relatos Pech, por los dioses, pero sus ancestros tuvieron que dejarla debido a que con ellos fue a vivir un indio Tawahka.

Al parecer el indio fue rechazado en la casa blanca también llamada la “Ciudad Blanca”. Tawahka se fue de la ciudad no antes sin echar unas cuantas maldiciones sobre la ciudad, las cuales perturbaron la mente de los Pech y debido a esto, según dicen, cayeron pestes sobre la ciudad al grado que tuvieron que abandonarla y trasladarse a vivir río abajo en un lugar llamado “Sakorska Uya” que significa “La gran piedra escrita”.

La legendaria Ciudad Perdida o Ciudad Blanca podría ser más grande y más importante que las mismas ruinas de Copán, al noroccidente de Honduras.

Otras teorías sobre su existencia de la ciudad se desprenden igualmente de la tradición oral los indios Pech y los Payas, quienes sostuvieron durante siglos que en la zona de La Mosquitia existía una ciudad sagrada llamada Kaha Kamasa o traducido al español como Ciudad Blanca, cuya fortificación podría ser construida en piedra y dedicada al dios mono.

La Ciudad Blanca ya había sido referenciada por Enrique Aguilar Paz, quien fue la primera persona en realizar un mapa oficial del territorio de Honduras, y ubicó a la Ciudad Blanca en una zona montañosa en el centro de la selva de La Mosquitia.

Hallazgo Un equipo de científicos usando la asignación de láser avanzada, han detallado una remota región de Honduras que puede haber revelado la legendaria ciudad perdida de la Ciudad Blanca, conocida como la ‘Ciudad Blanca de oro’. Los investigadores de la universidad de Houston y el Centro Nacional de Asignación de láser aerotransportado (NCALM) sobrevolaron la región de la Mosquitia en pequeños aviones tirando miles de millones de pulsos de láser en el suelo para crear un mapa digital en 3D de la topología bajo el dosel de la selva.

Con la compilación de datos, los analistas revelaron lo que parece ser unos cambios de elevaciones fabricados por el hombre, lo que se cree que muestra una plaza de una ciudad olvidada salpicada con pirámides reclamadas por la jungla.

Según la leyenda, la Ciudad Blanca está llena de oro, y ha sido buscada por los cazadores de tesoros y exploradores desde que el conquistador Hernán Cortés primero hizo referencia a ella en una carta en 1526 al rey Carlos V de España. Inspirado por la leyenda, Steven Elkins, un cinematógrafo y entusiasta de la Ciudad, buscó el apoyo de inversores privados para pagar por el equipo de NCLAM para utilizar su tecnología de mapeo láser para trazar el suelo de la selva de la Mosquitia.

En el transcurso de una semana, los ingenieros del NCALM y la Universidad de Houston, volaron por más de 60 kilómetros cuadrados del bosque en sus aviones y al final de cada día, los datos se iban transfiriendo a Bill Carter, un ingeniero de la Universidad de Houston que trabaja con el NCLAM.

Él descubrió los primeros indicios de lo que parecían ser estructuras artificiales en la selva.

“Yo soy la única persona en este momento en el planeta que sabe que hay ruinas,” dijo Carter al recordar sus pensamientos al ver las líneas rectas y los ángulos rectos en el mapa digital en 3D.

Esta ha sido la primera vez que la cartografía láser, específicamente la detección de la luz oscilar  (LIDAR) ha sido utilizada para localizar ruinas antiguas.

Los usos originales de la tecnología eran para proporcionar inteligencia después de terremotos, espionaje militar y para la detección de erosión fluvial.

La Ciudad Blanca ha jugado un papel central en la mitología de América Central.

Los textos la citan como el lugar de nacimiento del dios Azteca Quetzalcoatl y previos informes de los avistamientos en los últimos años han descrito los ídolos de oro y tallados de piedras blancas, lo que lleva al nombre de la ciudad perdida.

Sin embargo, ninguna confirmación de la existencia de la ciudad ha sido proporcionada.

Si se confirma, el descubrimiento de la Ciudad Blanca podría ser comparable a la popularización de los sitios olvidados como Machu Picchu, los cuales se encontraban en ruinas por cientos de años hasta que volvieron a ser reintroducidas a los ojos occidentales en 1911 por el historiador estadounidense Hiram Bingham.

Y si el mito es disipado, con una identificación positiva de la legendaria ‘Ciudad Blanca’, volvería a encender la esperanza de encontrar la legendaria ‘Ciudad Perdida de Oro’, de El Dorado.

Si bien la noticia de los resultados alentadores de esta semana fueron recibidos favorablemente por el presidente Porfirio Lobo de Honduras, los arqueólogos tendrán que realizar una caminata a través de la densa selva para visitar el sitio en persona.

Ahondando mas acerca del tema también se encuentran otras teorías similares, mas sin embargo varían en ciertos aspectos. LaCiudadBlanca, o “La Ciudad Perdida”, (también Xucutaco en N

ahutl y Hueitapalan en maya), es una legendaria ciudad perdida en la región de la Mosquitia Hoduras. La ciudad se solicitó originalmente por el conquistador Hernán Cortés por los rumores que poseía grandes cantidades de oro. También fue el lugar donde nació la serpiente emplumada Quetzequatl. No hay certeza del 100% sobre el origen de la leyenda, algunos afirman que se origina en la época de la Conquista española, mientras que otros afirman que procede de los habitantes prehispánicos de la región.

A través de los años, una mezcla de las expediciones de caza de tesoros y científicos han arrojado resultados que han alimentado la leyenda de la ciudad perdida. Sin embargo, hasta la fecha hay fuerte polémica incluso dentro de la comunidad científica con respecto a la veracidad de la leyenda y la posibilidad de la existencia de la legendaria ciudad perdida.

Una de las primeras exploraciones arqueológicas documentadas de la región se llevó a cabo en 1933 por el arqueólogo William Duncan Strong de la Institución Smithsonian. La expedición de 1933 incluía áreas en el Departamento de Islas de la Bahía de Honduras, así como áreas en la región de la Mosquitia de Honduras y Nicaragua. En su diario de campo se registró la existencia de montículos arqueológicos, entre los muchos Wankibila o Guanquivila montículos en las orillas del Río Patuca y los montículos de Floresta, a orillas del Río Conquirre.

En el mismo año de la expedición de Strong, el primer mapa completo de Honduras fue publicado por el profesor hondureño Jesús Aguilar Paz. Aguilar Paz comenzó su expedición cartográfica en 1915. En su mapa, registró varias ruinas arqueológicas de la región de la Mosquitia.

Otra expedición arqueológica pertinente, para lo cual existe evidencia en video, fue la expedición de 1976 por el Dr. David Zink y Edwin Shook doctor que fueron seguidos por un equipo de televisión. La tripulación de la expedición viajó en avión y helicóptero a la Mosquitia se localizaron montículos antiguos, sobre el cual un habitante actual de la zona habían construido su morada. También desenterraron varios monolitos de piedra.

Desde el 1980, varios arqueólogos tales como George Hasemann, Pinto Gloria Lara, y Chris Begley han explorado la zona y han documentado cientos de sitios, incluido el sitio conocido como Crucitas del Río Aner, que se encuentra en la periferia de la Selva de la Mosquitia, y es el mayor sitio explorado y documentado hasta la fecha.

A través de los siglos ha habido varios reclamos de descubrimiento de la legendaria ciudad. Sin embargo, aun cuando los sitios arqueológicos se siguen descubriendo como la exploración y la tecnología avanza, será casi siempre imposible, desde un punto de vista científico poder demostrar su existencia ya que mucho arqueólogos han establecido que la misma puede tratarse de una leyenda como la de Troya. Sin embargo a pesar del pesimismo de ciertos arqueólogos de cerrar y el caso y darse por vencido con la búsqueda de la Ciudad Blanca el 15 de mayo de 2012 salió un articulo en el Heraldo en el cual viene a dar vida de nuevo a todos estos arqueólogos que decían lo contrario acerca de esta Ciudad Perdida. El articulo decía lo siguiente “El ministro de la Secretaría del Interior y Población, Áfrico Madrid, afirmó hoy que podrían haber encontrado la legendaria Ciudad Perdida o Ciudad Blanca en la zona de La Mosquitia.

Madrid informó que el hallazgo arqueológico se hizo por personal científico luego de estudios de filmación y levantamiento topográfico del subsuelo del área conocida como “Ciudad Perdida o Ciudad Blanca”, los cuáles se efectuaron con la denominada tecnología de Detección Aéreo de Luz y Medidas de Rangos (LIDAR por sus siglas en ingles) con que cuenta UTL Investigaciones.

El doctor Steve Helkins, explicó sobre las actividades que se realizaron en la zona y sobre la posible presencia de restos arqueológicos, al tiempo que valoró que los hallazgos abren la posibilidad de realizar investigaciones científicas.

Lo que viene

Virgilio Paredes, director del IHAH (Instituto Hondureño de Antropología Historia) dijo que se tomaría alrededor de un mes o mes y medio para obtener los permisos de exploración de la zona en la que estarían los vestigios. Hasta el momento no se sabe si las ruinas encontradas son de las cultura Maya, Pech u otras.

“Sabemos que hay algo y tenemos que entrar en esa zona para saber más sobre qué cultura era la que habitaba”, expresó Paredes. Se especula que el área es un lugar en donde no entra ni la luz del sol debido a la densa vegetación, cuyos árboles llegan a medir 62 metros de altura, equivalentes a un edificio de 20 pisos aproximadamente.

Por ello, las autoridades manifestaron que la exploración completa del sitio tomaría alrededor de 50 a 100 años y podría tratarse del hallazgo arqueológico más importante del siglo 21.

Paredes leyó el comunicado de prensa en que se destaca que el costo  aproximado del escaneo del suelo fue de 1,5 millones de dólares. Afirmó que bajo la dirección del equipo de científicos, técnicos y arqueólogos expertos tanto de Honduras como en Estados Unidos, se continuará realizando análisis y recabando datos.

“Felicitamos el esfuerzo realizado por la Secretaría del Interior y Población  y el Instituto de Antropología e Historia, pues esa investigación permitirá dar conocer los hallazgos que se han encontrado en La Mosquitia”, expresó el presidente Porfirio Lobo Sosa.

Asimismo,  dijo que se tiene que tomar con prudencia los avances obtenidos en las investigaciones para que sean reveladas en su totalidad y con certeza a la comunidad internacional.”

La historia se cuenta a través de los libros desde hace varios años, sin embargo, lo novedoso de la leyenda es que será mostrada al mundo, puesto que autoridades gubernamentales y de Estados Unidos a través de un escaneo de imágenes denominado Detección Aérea de Luz y Medidas de Rango (Lidar) –valorado en 1 millón 500 mil dólares–, equipo usado por la Nasa, lograron encontrar el sitio exacto donde está ubicada.

Desde hace dos meses un grupo de  hondureños y otro de estadounidenses de la empresa UTL científico querían hacer un documental en La Mosquitia y gracias a que Estados Unidos prestó un equipo lograron concluir el documental y a la vez hacer un mapa cartográfico.

Después de un rastreo de al menos 50 kilómetros con un avión especial de Estados Unidos, prestado específicamente para la misión, lograron detectar que en un área de 5 kilómetros cuadrados está situada la que sería la “Ciudad Blanca”.

Las autoridades no quisieron revelar el lugar exacto donde está, tampoco si existen fotografías o videos del lugar, por considerarlo de seguridad nacional.

Además de las ruinas, el gobierno podrá conocer con exactitud la zona, puesto que, según las autoridades del Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH), descubrieron nuevos ríos y áreas desconocidas, además en tiempos futuros se podrían hacer exploraciones petroleras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s